Slide background

Tenemos inversores por toda España
interesados por tu negocio

10 preguntas que te ayudarán a vender tu empresa

Mujer negocios

Si estás pensando en vender tu negocio, piensatelo dos veces. Vender una empresa nunca debe ser una decisión espontánea y debes analizar todos los detalles con calma. Estas 10 preguntas te ayudarán a saber si debes vender:

1. ¿Mi empresa está lista para venderse?
Es recomendable que tu empresa tenga unos años de vida antes de vender. Es importante que consigas que la empresa te dé beneficios al menos uno o dos años, aunque sean mínimas, para conseguir un buen precio por ella.

2. ¿Qué aspectos afectan en la evaluación?
El precio por la venta de tu empresa se puede devaluar por algunas situaciones: en caso de que sea familiar y esté así administrada o si tienes algún tipo de multa o retraso en los pagos.

3. ¿Necesito un equipo de profesionales?
Es obvio que sí. Debes rodearte de un equipo de especialistas, probablemente necesites un contador, un abogado, un consultor o quizá un bróker de negocios. Tómate tu tiempo y así verás qué es lo que necesitas.

4. ¿Cuándo es momento óptimo para vender tu empresa?
Sobre todo no esperes a que comiencen los problemas en tu empresa. Será mucho más difícil vender y, aunque lo consigas, obtendrás un precio muy bajo. Véndela cuando esté en un buen momento, no habrá oportunidad mejor de hacerlo.

5. ¿Cómo está el mercado?
Es muy importante tener en cuenta la situación del sector de actividad donde se desarrolla tu empresa. Sería conveniente que el mercado esté en auge o se mantenga estable, jamás vendas cuando esté sufriendo una caída. Observa cuáles son las condiciones actuales del mercado antes de pasar a vender tu empresa.

6. ¿Mi empresa puede existir sin mí?
Si el negocio depende demasiado del dueño es muy posible que los compradores opten por otras empresas u ofrezcan un precio muy inferior al que tú desearías. Por eso antes de vender tu empresa, asegúrate de crear una organización interna para que tus trabajadores sean lo más autónomos posibles y no dependen exclusivamente de ti.

7. ¿Qué pasa si el comprador pide que me quede?
En muchas ocasiones el nuevo dueño puede requerirte como consultor por un tiempo establecido (normalmente unos seis meses) para asegurarse de que la transición se realiza con éxito. Piensa si estarías dispuesto a hacerlo y, si lo estás, cuál sería precio.

8. ¿Tienes temas pendientes?
Aspectos no resueltos pueden impedir o dificultar la venta de tu empresa. Debes cerrar por completo todos los detalles como posesión de la empresa, administración o derechos de propiedad intelectual.

Venta de empresas a través de intermediarios

intermediario

Muchos son los empresarios que ya no ven una solución para sacar adelante su empresa, que se les han agotado las ideas o que sencillamente ya no se sienten preparados para dirigir una empresa en tiempos difíciles y deciden que la mejor opción de futuro es vender su empresa o negocio. Por otra parte, existen inversores y detectores de nuevas oportunidades de negocios que buscan empresas con alto potencial de expansión.

Estas son las dos figuras típicas en una actividad de compra-venta de empresas, pero actualmente, entre medio del comprador-vendedor y el inversor-empresario se esconde una increíble oportunidad de negocios para aquella persona con experiencia en gestión de empresas y contactos en el mundo de las inversiones y empresarios.

El funcionamiento no difiere mucho de las tareas que realiza un corredor inmobiliario. Según los servicios que quieras ofrecer o según la experiencia en gestión de compra-venta que aportes, tu caché se traducirá a mayor o menor comisión por la operación de venta. Obviamente no será lo mismo si intermedias entre la compra venta de empresas con facturaciones millonarias que si lo haces con negocios más pequeños.

Algunas empresas ya se han consolidado como expertos en este ramo, ofreciendo toda la gestión necesaria desde el inicio hasta el final de la venta, encargándose de preparar todas las gestiones, los formularios y la documentación, cambio de domicilio fiscal, notario, etc.

Para aquellos que no lo saben, debéis conocer que cuando se anuncia una gran fusión entre dos grandes compañías, una adquisición o una venta multimillonaria de una corporación, por regla general, esas negociaciones no se hacen entre los gerentes de las empresas sino que se hacen a través de uno o dos intermediarios, los cuales suelen ser contratados por las empresas que van a realizar la operación.

Ese profesional que rara vez llega a conocerse, ya que su trabajo se encuentra entre bastidores, es un comercial muy bien remunerado, el cual, en ocasiones adquiere unas comisiones de hasta 300,000€ por llevar adelante la compra venta con éxito. Una cifra que se da en los altos vuelos y a la que es muy difícil llegar, aunque nada es imposible.

Como idea de negocio es un rubro de altos beneficios y en el que se puede comenzar como intermediario sin abandonar tu actual puesto de trabajo. Hazte con una cartera de negocios y otra cartera de inversores o empresas que les interese adquirir un negocio más pequeño para su posición estratégica de mercado.

Desmontando mitos sobre el emprendedor

Emprender un negocio no es una tarea que deba ser difícil, por el contrario, sólo requiere de constancia y dedicación a fin de desarrollar tus ideas y hacerlas rentables. Actualmente, el emprendedor es visto como un modelo a seguir. Y es que emprender está de moda, pero es necesario aclarar ciertos mitos populares bastante peligrosos para los candidatos a montar un negocio.

Necesitas una idea brillante. Esto es solo una verdad a medias. La idea por sí sola no vale nada. No importa que se te hubiera ocurrido la idea de Facebook antes que a Zuckerberg, él se hizo multimillonario y tú no porque lo verdaderamente importante no es tener la idea sino ejecutarla. No tiene sentido que esperes a que llegue esa idea totalmente creativa que revolucionará el mundo. Te basta con utilizar tus ojos, fijarte en los problemas cotidianos que tiene la gente, cómo los resuelve y luego pensar si existe una forma mejor de resolverlos. Esa puede ser tu idea brillante que te diferenciará del resto.

Lo más difícil es superar las trabas administrativas. Es cierto que los trámites e impuestos administrativos son más un freno que un impulso al emprendedor. Cómo registrarse en Hacienda, realizar la cotización de autónomos o cumplir con los requisitos para abrir un local al público son trámites relativamente sencillos. Es algo estándar que siempre se puede delegar en gestorías profesionales. Lo verdaderamente difícil de crear tu propio negocio es ofrecer el suficiente valor añadido a tus clientes para que confíen en ti.

Necesitas algo novedoso. Esto es radicalmente falso. Realmente son pocos los grandes inventores que tuvieron la idea del siglo. La mayor parte de las veces no son ideas nuevas, sino aproximaciones nuevas a ideas que existían. Piensa en ideas tan rentables como el robot aspirador, Nespresso o el iPod.  Muchas de las personas que se creen este mito olvidan que abrir un nuevo mercado es mucho más arriesgado que lanzarse en un mercado existente, y que en el caso en que le fuera bien, su competencia aparecería enseguida. Y ganarían las empresas con la mejor ejecución, no las primeras en llegar.

Hace falta ser rico para emprender. Hay empresas que obviamente sí que necesitan mucho dinero. Piensa en una gran fábrica: hay que alquilar la nave, comprar la maquinaria, contratar a los empleados, etc. Sin embargo, es un error querer empezar a lo grande. En el caso de que hayas inventado un nuevo producto, puede que te resulte útil firmar un acuerdo con una fábrica ya existente para hacer una producción limitada y ver si funciona la comercialización. De este modo podrás ver si tu idea es buena y al mismo tiempo irás consiguiente recursos para abrir tu propia fábrica.

Es suficiente vender más barato que mis competidores. El precio es un factor importante para tus clientes, pero no es el único, así que un precio más bajo que el de la competencia no te va a asegurar el éxito. Si vendes más barato, es posible que el cliente te compre si cree que tu propuesta de valor es igual o superior a la de tu competencia. Pero también puede pensar que tienes precios bajos porque tus productos son peores y no comprarte. Necesitas un valor añadido para que el precio sea solo un valor y no el único.

Motivos para crear tu propia empresa

¿Has pensado alguna vez al montar un negocio? Seguro que sí. Todo el mundo se ha planteado alguna vez crear su propia empresa y trabajar para sí mismo. Aquí te planteamos algunos de los motivos por los que comenzar tu startup:

Vivir de lo que te apasiona. Si has estado trabajando por cuenta ajena en algo que no te apasionaba de verdad, montar un negocio en un área que te guste mucho puede ser una poderosa motivación para emprender. Es obvio que solo de la pasión no se vive, además necesitas conocimientos y experiencia en el sector, pero si montas una empresa de algo que te gusta vas a disfrutar cada día de tu trabajo y dado que la actividad laboral ocupa la mayor parte del día, lo agradecerás.

Invierte tu tiempo en algo mejor que buscar empleo. Montar un negocio requiere mucho tiempo y esfuerzo y eso suele ser un inconveniente para decantarse por esta opción. Sin embargo, esto no debería ser un problema dado que para encontrar un trabajo de asalariado también es necesario invertir largas jornadas de trabajo. Hay mucha gente que lleva mucho tiempo, incluso años, tirando currículums más de ocho horas al día. Si este es tu caso y tienes ideas y capacidades que puedas ofrecer al mundo, no necesitas ninguna empresa que te contrate, créala tú mismo.

Serás tu propio jefe. Vas a ser el último responsable, tanto para bien como para mal, deberás tomar todas las decisiones importantes y organizarás el trabajo según creas más conveniente. Pero no creas que vas a dejar de rendir cuentas. Tus clientes pueden ser incluso más exigentes que si tuvieras un jefe. Además, ellos no te dirán qué es lo que estás haciendo bien o mal, solamente confiarán en ti o no así que tú debes analizar por qué. Tu trabajo consistirá en tomar decisiones, superar retos. Depende de tu personalidad que esto se convierta en una ventaja o en un inconveniente. Lo cierto es que los logros que consigues por tu cuenta son mucho más satisfactorios que las palmaditas en la espalda de tu jefe.

Cuentas con ayudas que te lo hacen más fácil. Es cierto que poner un negocio implica riesgos. No puedes estar seguro a ciencia cierta de que vas a tener éxito. Pero actualmente tienes muchas posibilidades de negocio que no necesitan casi inversión y, además, cuentas con múltiples ayudas que te lo ponen más fácil que nunca. Lo que realmente hace falta para trabajar por cuenta propia es energía, creatividad y ganas de trabajar. Y de esto vas sobrado.

Crecimiento personal. Crear un negocio es duro, pero te obligas a aprender cosas que no te habrías imaginado. Tienes que encargarte de casi todo: diseñar un producto o servicio, buscar clientes, negociar con proveedores, llevar la contabilidad, etc. Tienes que participar activamente en todo el proceso, y esto te enseña muchas más cosas de las que puedes aprender en una empresa ajena.

Buenísimo para la autoestima. Trabajar por cuenta ajena supone seguir unas reglas establecidas por otra persona. Unas reglas que casi con toda seguridad puede cumplir otra persona así que eres totalmente sustituible. Podrían echarte y contratar a otra persona y la empresa no notaría apenas diferencia. Pero cuando trabajas para ti mismo esto no sucede, los clientes confían en ti porque valoran tu trabajo. Es una sensación muy agradable que no tiene nada que ver con cobrar un sueldo.

Características del emprendedor de éxito

euros

Independientemente de cómo definas el éxito, existen un gran número de características que son comunes entre las personas de negocios exitosas y, por tanto, los requisitos que debes cumplir si pretendes llegar a ser uno de ellos. No importa que no las tengas todas; la mayoría de ellas pueden irse adquiriendo con el tiempo siempre y cuando se muestra una actitud positiva, si estableces metas y te esfuerzas por conseguirlas. 

Aquí tienes un listado con algunas de estas características:

A la caza de oportunidades: los emprendedores de éxito no dejan escapar ninguna de las oportunidades que se les presentan para convertirlas en empresas.

Pasión por lo que haces: un empresario de éxito es una persona llena de energía y entusiasmo para realizar todas las tareas que necesita la creación de una empresa. Obviamente, para tener pasión por lo que haces es necesario que te divierta y te guste la idea que estás llevando a cabo.

Cree en tu proyecto: para conseguir éxito en los negocios creen realmente en su empresa y en los productos o servicios que venden. Muchos emprendedores fallan tomándose su trabajo en serio, lo que evita que se mantengan motivados.

Confianza en ti mismo: son consciente de sus virtudes y capacidades, las mejoran y sacan el máximo partido. Tienen en cuenta también sus defectos y limitaciones para tratar de superarlos y convertirlos en virtudes. No se dejan vencer por los problemas y creen que son totalmente capaces de hacerlos frente.

No improvises: es totalmente necesario realizar un plan de negocios para detallar cada situación del negocio, donde se detallan cuáles son las metas a alcanzar y cómo se alcanzarán. El acto de planear es tan importante porque requiere que analices cualquier situación del negocio, que investigues y reúnas información.

Sé paciente: el éxito no llega de la noche a la mañana, para alcanzarlo hay que dedicar mucho esfuerzo, trabajo y dedicación. Por eso es necesario contar con la perseverancia necesaria para hacer frente a los obstáculos que vayan surgiendo en el camino.

Capacidad en la elección del personal: un empresario de éxito nunca busca personas que sepan menos que él, sino que busca profesionales mejor capacitados en las áreas que van a manejar. Es fundamental que sepas identificar estas personas, consiga contratarlas y liderarlas.

Liderazgo y decisión: el emprendedor de éxito cuenta con el conocimiento, experiencia, capacidad y sentido común necesario para tomar buenas decisiones. Esto le otorga también la capacidad de liderar y motivar a sus trabajadores debido a su buen hacer unido a su carisma.

Aprendizaje continuo: los conocimientos que una persona puede tener son ilimitados, por eso un emprendedor sabe que el aprendizaje nunca termina, siempre habrá algo nuevo por aprender y mejorar. Pero no solo busca seguir capacitándose para de ese modo ser más competente, sino también para estar a la par con los nuevos avances, las nuevas tecnologías y las nuevas técnicas o herramientas empresariales.

Tomarse tiempo libre: quizás este sea el punto más importante de todos los nombrados hasta ahora. Para rendir mejor es recomendable que te tomes descansos, días libres y vacaciones. Si tu única actividad es trabajar acabarás siendo menos productivo e irás quemándote poco a poco.

Ayudas y subvenciones para jóvenes emprendedores

Emprendedor

Si quieres crear una empresa para trabajar de lo que te gusta y sin que nadie te diga qué es lo que tienes que hacer, lo primero que necesitas es tener una idea y ganas de llevarla a cabo. Una vez que sabes qué quieres crear, se trata de evaluar tu proyecto, ver si tiene posibilidades de convertirse en una empresa. Normalmente, el proceso de creación o compra de una empresa requiere un esfuerzo económico inicial importante.

Para ello existen multitud de ayudas y subvenciones que tienen como objetivo complementar la financiación necesaria para iniciar la actividad.

En España, la mayoría de las subvenciones están orientadas a las personas en paro. Una de las más utilizadas ha sido el pago único. Cualquier persona en paro y con derecho a prestación a la que le quede al menos tres meses por cobrar puede solicitar el pago único para crear una empresa. Los hombres de hasta 30 años y las mujeres de hasta 35 años pueden cobrar todo el importe pendiente de una sola vez, justificándolo con facturas de inversión. Se trata de un trámite bastante sencillo y rápido: en un mes aproximadamente se cobra la prestación, así que se dispone de financiación con bastante inmediatez para arrancar el negocio.

La ayuda al autoempleo es una subvención estatal a fondo perdido que gestionan las Comunidades Autónomas. Puede solicitarse cuando la persona se ha registrado como autónomo viniendo de una situación de desempleo. La concesión de esta ayuda suele estar condicionada a que el beneficiario realice una inversión en inmovilizado o activos de, al menos, 5.000 euros, sin incluir impuestos cuando sean susceptibles de recuperación o compensación, en el periodo que comprende los tres meses anteriores al inicio de la actividad y los seis meses posteriores a dicho inicio.

Normalmente, una persona cobra unos 5.000€ de subvención, pero en el caso de los hombres de hasta 30 años la cantidad sube a 6.000€, e incluso hasta los 7.000€ para las mujeres hasta 35 años. El gran problema de este tipo de ayuda es el tiempo que tarda en ser entregada.  Es habitual que las Comunidades Autónomas tarden unos dos años en pagar, de forma que más que ayudar en los inicios de la aventura empresarial, esta subvención mejoraría la consolidación de la empresa.

Dentro de las ayudas para jóvenes emprendedores, también es muy importante recordar que es posible obtener un descuento de un 30% durante 30 meses en la cotización a la Seguridad Social del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Es una subvención a la que se pueden acoger los hombres de hasta 30 años y las mujeres de hasta 35 años que se den de alta como autónomos. Haciendo números, con una cotización mínima de 254€ mensuales actualmente, estamos hablando de un descuento para estos jóvenes de 76,2€ al mes, es decir, un total de 2.286€ en todo el tiempo que se aplicaría el descuento.

¿Comprar una empresa en crisis?

Beneficios

La Ley Concursal ofrece facilidades para comprar una empresa que esté en concurso de acreedores. Si estás pensando en emprender o ampliar tu negocio, no descartes esta opción. Te explicamos las claves para comprar una empresa concursada con la máxima seguridad.

La ley ofrece facilidades para la venta de la empresa, sus unidades productivas y sus activos. Lo que debemos plantearnos es ¿por qué una empresa en concurso puede interesar a un comprador, cuando los datos objetivos indican que no ha sido exitosa?

Y es que no todas las empresas concursadas están en malas circunstancias. Hay empresas en situaciones difíciles que pueden ser reflotadas si el comprador cuenta con los conocimientos, los contactos o las capacidades de organización necesarios.

Las empresas que más puede beneficiarse de comprar un negocio concursado son las pymes con el objetivo de ampliar, diversificar o ganar cuota de mercado. Se trata de conseguir algo que no se tiene, ya sea el conocimiento, la tecnología, la infraestructura, la marca y la reputación. También para una persona que está pensando en emprender puede ser una oportunidad muy beneficiosa pues el capital que se destina a la inversión servirá para reajustar el rumbo de la empresa concursada, con la ventaja de que ya tiene las infraestructuras, los clientes y los proveedores.

La compra de empresas concursadas tiene además otras ventajas. En muchos casos lo que se compra no son tanto las empresas como sus activos que se venden por un valor muy por debajo del original y suele estar libre de las cargas más importantes, incluso, en algunos casos, libre de las deudas por impago de las cotizaciones sociales.

La principal diferencia es que las empresas concursadas no tienen todo el control sobre sí mismas sino que están intervenidas por la administración concursal que también participa en la venta. Además, el proceso de negociaciones es mucho menos por la urgencia que existe al necesitar ofrecer una salida a los trabajadores y acreedores afectados junto con la prisa por transmitir la empresa antes de que su marca e imagen se vean afectadas.

Aquí tienes algunos consejos para cerrar la operación con garantías.

Actuar con diligencia. No permitas que las prisas por hacerte con una empresa a muy bajo coste te lleven a errores. Es necesario, como en cualquier otra acción de compra venta, que realices una auditoría global exhaustiva que incluya la situación financiera, un inventario de los activos materiales, una revisión de las obligaciones financieras y de personal, así como un análisis de la relación real con los clientes.

Presentación de la oferta. Existen dos formas de presentar la oferta: liquidación anticipada y oferta durante el proceso. En el primer caso, las partes se ponen de acuerdo antes del concurso y es el juez quien estudia la solicitud de concurso y la oferta del comprador. De este modo, se gana mucho tiempo y se evita que la imagen de la empresa quede dañada.

En la oferta durante el proceso, el juez abre un plazo para hacer ofertas ya que es necesaria la enajenación de los activos de la empresa en concurso para hacer frente a las deudas. Normalmente se da prioridad a los compradores que garanticen la continuidad de la empresa y de los puestos de trabajo.

Adjudicación. Con el auto de adjudicación del juez se pone fin al proceso de compra venta y se produce la cesión de los activos y pasivos al nuevo propietario.

Consejos para crear anuncios eficaces

Anuncio

A la hora de publicar un anuncio en Internet es básico seguir unas reglas básicas bastante sencillas y claras y, aunque a veces pueda parecer complicado porque no se consigue el objetivo deseado, no se necesita ningún conocimiento especial. Lo más importante es tener en cuenta que tan importante o más es la forma en que decimos las cosas que aquello que se dice.

Quizá, la principal regla sea saber que tan importante o más es la forma en que decimos las cosas que lo que tenemos que decir. Antes de redactar tu anuncio piensa, no en lo que quieres decir, sino en el resultado que pretendes conseguir. Aquí tienes unas normas básicas que te ayudarán a conseguir los resultados deseados en la publicación de tu anuncio.

Analiza a la competencia. Antes de poner un precio al objeto de tu venta es necesario que te informes de su auténtico valor de mercado.

Céntrate en el beneficio para el comprador. Si el objetivo es vender tu empresa, deberás hacer hincapié en los beneficios que obtendrá el inversor, más que en las características de los productos o servicios.

Personal y cercano. El anuncio va a ser leído por alguien como tú. Trata de ser lo más cercano posible, comunícate con cada una de las personas que leerán tu anuncio, no con el conjunto de todas ellas a la vez.

El título es lo más importante. Lo más importante es que contenga palabras que una persona buscaría, de este modo los buscadores como Google lo localizarán más fácilmente y aparecerá el primero en una búsqueda. Además, deberá ser lo suficientemente atractivo como para invitar a la persona a que siga leyendo. En el título debe quedar clara la actividad a la que se dedica la empresa que quieres vender. Por ejemplo, si se trata de una tienda de zapatos deportivos debes especifícarlo, no es suficiente con poner “Vendo zapatería” sino “Vendo zapatería deportiva”; y si lo relacionamos a la localidad o al barrio donde se está ubicada la empresa será todavía mejor posicionado.

Descripción. Es importante darle más valor a las palabras que has usado en el título para que los buscadores te posicionen mejor. Describe aquello que aparece en el título: “Somos especialistas en zapatería deportiva. Desde hace más de 20 años servimos material deportivo a colegios y clubes de Valencia y alrededores…”.

Evita expresiones de reclamo. No utilices expresiones como Ocasión única, gran oportunidad, ofertón, muy económico, etc., si no se corresponden con la realidad. Es mejor ofrecer datos objetivos y que las personas que lean el anuncio saquen sus propias conclusiones, sino pueden sentirse engañados y rechazar nuestra oferta.

Adjunta fotografías de calidad. Un anuncio sin imágenes está condenado al fracaso, así que coge tu cámara de fotos y saca al menos cuatro o cinco fotografías que muestren aquello que quieres vender. Es importante que tengan un tamaño adecuado y que aparezcan todas, también aquellas que muestren los defectos. Es mejor ser honesto que obtener compradores por unas fotos estupendas que no se correspondan con la realidad porque solo perderemos el tiempo.

Datos de contacto. Es fundamental, así que comprueba todas las veces que necesites que los datos son correctos y que están todos: al menos una dirección de email y un teléfono. Cuantas más opciones le des al comprador mejor.

Antes de publicar, léelo un par de veces en voz alta. Comprueba que el anuncio dice lo que quieres que diga y que lo haga con frases sencillas, cortas y fáciles de entender para una persona normal.

  • Negocio

    Comprar un negocio en funcionamiento: ventajas y desventajas

    por en 26 Marzo, 2015 - 2 Comentarios

    Existen tres maneras básicas de iniciar un negocio: comenzar desde cero, si se dispone de una buena idea y de los recursos necesarios, adquirir una franquicia o comprar un negocio en marcha. Las opciones son varias, sin embargo, una buena opción en caso de no tener experiencia empresarial previa es la compra de un negocio […]

  • comprar-empresa

    Comprar empresa sin dinero es posible

    por en 25 Mayo, 2015 - 0 Comentarios

    Muchos empresarios optan por comprar un negocio en funcionamiento. Adquirir una empresa que ya está operativa traerá muchos beneficios, pues ya cuentan con un producto o servicio posicionado en el mercado y personal suficientemente capacitado que conoce la empresa. En estos casos el precio puede ser un inconveniente. Sin embargo, es posible comprar un negocio […]

  • intermediario

    Venta de empresas a través de intermediarios

    por en 27 Abril, 2015 - 0 Comentarios

    Muchos son los empresarios que ya no ven una solución para sacar adelante su empresa, que se les han agotado las ideas o que sencillamente ya no se sienten preparados para dirigir una empresa en tiempos difíciles y deciden que la mejor opción de futuro es vender su empresa o negocio. Por otra parte, existen […]

  • comprar una empresa

    ¿Crear una empresa o comprar una empresa?

    por en 12 Mayo, 2015 - 0 Comentarios

    Muchas personas que deseen emprender se preguntarán cuál es la mejor opción, crear una empresa desde cero o comprar una empresa en funcionamiento. Ambas opciones tienen sus ventajas y desventajas pero, si ya tienes una idea y has calculado la inversión que necesitas, te aconsejamos que compres una empresa que ya tenga una trayectoria. Los […]

  • ¿Es legal el despido por jubilación? Depende

    por en 27 Abril, 2016 - 1 Comentarios

    En caso de jubilación, ¿Qué pasa con los trabajadores? Somos una población envejecida y es por ello que una de cada tres empresas en venta se jubilan. Y lo primero que uno se pregunta es si, llegado tal momento, sus trabajadores podrán seguir o no.  La respuesta depende del caso pero si la actividad empresarial […]